Y sometió a todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo,

la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo (Efesios 1:22-23).