Puesto que la Iglesia no es una institución humana, sino que es de origen divino no se debe buscar su principio o su creación en la historia de la humanidad, sino que hay que recurrir al mismo cielo y volvernos a la "época" antes de la existencia del tiempo para encontrar el Plan para la Iglesia que Cristo estableció.